Este sitio puede no estar actualizado. Entra en fedyc.es o en nuestras redes sociales.

13 mar. 2014

Comunicado de Red Eureka sobre Beca Erasmus

El objetivo de las becas Erasmus es la financiación de la movilidad de los estudiantes en la Unión Europea y otros países adscritos al convenio. Sirve para que estudiantes de toda Europa puedan estudiar en otro país, empapándose de la cultura y las costumbres, no sólo del país de destino, sino también del de otros países a través del ambiente internacional que crea la unión de estudiantes Erasmus de todos los países, fomentando transversalmente la cooperación internacional.

Más allá del ámbito académico, se trata de una oportunidad única en la vida de todo estudiante, una oportunidad para conocer otra cultura, para aprender otra lengua, para vivir una experiencia enriquecedora, para crecer como persona y para expandir horizontes.

A finales del año pasado el Ministerio de Educación redujo la estancia máxima que financia el gobierno a 6 meses, impidiendo así a la mayoría de estudiantes aprovechar una segunda parte del curso por cuestiones meramente económicas; en la práctica, el ‘semestre’ académico queda reducido a un solo trimestre.

Asimismo, se vinculó la obtención de la aportación del Estado a la beca Erasmus a la obtención de la beca general el año anterior; en otras palabras, el Estado no aportaría nada a quienes no obtuviesen la beca general, aunque sí obtendrían la ayuda normal por parte de las Comunidades Autónomas y la Unión Europea. Debido al incremento en los requisitos exigidos en las becas generales del MECD (en la UMA un 65% de los solicitantes de la Erasmus no tuvieron beca general el curso pasado por este motivo), sólo cabe pensar que el propósito de estas medidas es impedir que aquellos estudiantes que no cuenten con los medios necesarios para financiar, al menos parcialmente, su estancia en el extranjero, no puedan disfrutar de esta experiencia, a pesar de que la ayuda les haya sido concedida.

Respecto al nuevo programa Erasmus Plus, supone una ampliación respecto al actual e incluye otros ámbitos como el de Formación Profesional, aunque también cambian los requisitos. Antes, éstos eran en función del número de universitarios, lo que beneficiaba a países como España, principal partícipe por ser el país que más estudiantes Erasmus recibe (30.000), y de los que más aporta (en torno a 36.000 alumnos). Sin embargo ahora se financiará en función de otros criterios, como la población del país, la distancia entre país de origen y destino o el nivel de vida del lugar elegido por el estudiante, por lo cual países como Alemania e Italia ven incrementados sus fondos más de un 20% mientras España, sólo un 4,3%, aunque la Comisión Europea afirma que se incrementarán hasta un 60% en los próximos siete años.

Las medidas tomadas por el Ministro de Educación José Ignacio Wert sólo suponen un paso más allá respecto a la eliminación de las becas Séneca en lo que a movilidad interuniversitaria se refiere. Además, actúa en contra del pretendido fomento que, junto a los países comunitarios, se pretende con el programa Erasmus. Resulta un atraso para el sistema educativo interuniversitario condicionar una beca como Erasmus al resto de las ayudas, y el propio creador de este programa sostiene que la estancia se aprovecha mejor si es de un año completo. Medidas como esta solo dilapidan la movilidad internacional que se está tratando de promover desde la implantación del EEES.

Por otra parte, no entendemos por qué la comunidad europea permite que cualquiera de sus socios reduzca la inversión en educación y movilidad interuniversitaria, especialmente después de forzarlos a adaptarse al EEES, que pretende avanzar hacia un espacio común de educación, con resultados nefastos en algunos aspectos y a través de un proceso poco o nada democrático.

Los programas de movilidad constituyen un elemento formativo de enorme trascendencia, y están en el punto de mira de las tres administraciones encargadas de su funcionamiento (en el caso de la ERASMUS), con un recorte en el gasto cada vez mayor y un aumento de requisitos que ni siquiera pretenden premiar el esfuerzo o asegurar la equidad, sino desmantelar un programa que en España permite a los jóvenes ampliar sus miras, formarse, aprender idiomas y vivir una experiencia vital inolvidable. Es nuestra obligación luchar contra estas medidas y concienciar a los estudiantes sobre esta insostenible situación, y hacia ello estarán encaminadas nuestras acciones este curso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario